Menu
Gobierno afirma que no se legalizó el aborto, sólo se ampliaron las causales

Gobierno afirma que no se legalizó …

El presidente en ejercici...

Congreso de Perú debatirá el jueves pedido de destitución de Kuczynski

Congreso de Perú debatirá el jueves…

El Congreso de Perú debat...

Ciudadanos del eje troncal vuelven a salir a las calles contra fallo que habilita a Evo

Ciudadanos del eje troncal vuelven …

Cientos de ciudadanos, en...

Reportan muerte de más de 100 palomas en la plaza 24 de Septiembre

Reportan muerte de más de 100 palom…

Este viernes reportaron l...

Morales dice que dialogará lo mismo con Guillier que con Piñera

Morales dice que dialogará lo mismo…

El presidente de Bolivia,...

Emery dice que Neymar está "listo" para jugar después de su viaje a Brasil

Emery dice que Neymar está "li…

El español Unai Emery, en...

Torneo Clausura: Wilster jugará con The Strongest en Achumani

Torneo Clausura: Wilster jugará con…

El club Wilstermann jugar...

¿Cristiano Ronaldo, el mejor jugador del mundo? La peculiar respuesta de Maradona

¿Cristiano Ronaldo, el mejor jugado…

El exfutbolista argentino...

Samsung se hace cargo del paro programado de la Planta de Urea

Samsung se hace cargo del paro prog…

El presidente de YPFB Cor...

Prev Next

El príncipe Enrique y Meghan Markle se casan

  • Written by 
Foto:elpais Foto:elpais

Las especulaciones han terminado este lunes por la mañana y Clarence House ha confirmado que el príncipe Enrique de Inglaterra, el hijo pequeño de Carlos y Diana, quinto en la línea de sucesión en Reino Unido, se casará la próxima primavera con la actriz estadounidense Meghan Markle. Los detalles de la boda serán anunciados “a su debido tiempo”.

 

"Supe que era ella desde el primer momento en que nos vimos", ha dicho el príncipe este lunes, posando para la prensa junto a su futura esposa en los jardines del palacio de Kensington. Los futuros cónyuges —él con traje y corbata azules, ella con estiloso abrigo blanco— han posado sonrientes y agarrados de la mano. La de ella exhibía el flamante anillo de compromiso, diseñado por el propio Enrique, compuesto por dos diamantes de la colección personal de su difunta madre y uno central procedente de Botsuana, país africano donde la pareja ha pasado tiempo en su año y medio de noviazgo.

La relación de Enrique y Meghan Markle, protagonista de la serie televisiva Suits(que ya ha abandonado), se remonta al verano de 2016. Lograron —sorprendentemente, dada la agobiante exposición mediática del novio y, aunque en menor medida, también de la novia— mantener su noviazgo alejado de los focos durante algunos meses. Después, la cobertura mediática ha sido tan intensa que el príncipe Enrique tuvo que publicar un comunicado en noviembre de 2016 pidiendo a la prensa y a la gente que relajaran la presión sobre la pareja.

Los rumores sobre un inminente anuncio de boda se dispararon al conocerse que la actriz abandonaba su hogar en Toronto, Canadá, donde vivía debido al rodaje de Suits, para trasladarse con el príncipe a Nottingham Cottage, su residencia en el londinense palacio de Kensington, de la que Markle ha sido huésped intermitente en los últimos meses. Cuando se confirmó que sus dos perros, Bogart y Guy, venían a Londres con ella, las casas de apuestas empezaron a bullir.

"Su alteza real y Markle se comprometieron en Londres este mes. El príncipe Enrique ha informado a Su Majestad la Reina y otros miembros cercanos de la familia. El príncipe también pidió y obtuvo la bendición de los padres de Markle", dice el comunicado oficial.

La fascinación de los enlaces entre la realeza y el pueblo llano tiene un tirón inevitable, y esta relación tiene todos los ingredientes para consolidarse como una poderosa derivada en el eterno relato de la realeza británica. Meghan Markle, de 36 años, divorciada, criada en el catolicismo, será la primera estadounidense en contraer matrimonio con un miembro de la familia real británica desde que Wallis Simpson se casó con el rey Eduardo VIII, forzando su abdicación hace 81 años.

La joven actriz ha cautivado en poco tiempo a los seguidores de la vida palaciega, hasta el punto de que ha desplazado a Kate Middleton, duquesa de Cambridge, como icono de moda. En la lista de famosas más influyentes de la moda elaborada por el buscador de Internet Lyst —basada en el crecimiento de búsquedas online de prendas exhibidas por determinados personajes— Markle ocupa el cuarto lugar (detrás de la cantante Rihanna, la actriz Selena Gomez y la modelo Bella Hadid), uno por encima de su futura cuñada.

El príncipe Enrique, de 33 años, el hijo pequeño de la conocida como princesa del pueblo, es el más iconoclasta de la familia y también, o quizá por ello, el más popular. Sus momentos bajos en los tabloides incluyen una foto con pinta de llevar varias copas en un club londinense; su decisión, inmortalizada en la portada de The Sun en 2005, de ir vestido de nazi a una fiesta temática de disfraces, o una noche de juerga en Las Vegas con amigos. Fue el chico malo y ahora es, más bien, el tipo normal. Puntúan alto en su balance de popularidad 10 años de servicio en el Ejército, incluidas dos temporadas en Afganistán, y una intensa labor filantrópica con los veteranos de guerra.

Meghan Markle es una joven estrella de una serie de televisión. En Suits da vida a Rachel Zane, una ambiciosa asistente legal reconvertida a abogada. Hasta la serie, que va por su séptima temporada y se ha convertido en un pequeño fenómeno, la actriz solo había hecho pequeños papeles en cine y televisión. Para el personaje de Rachel Zane buscaban, según declaró a Vanity Fair el presidente de NBCUniversal, Bonnie Hammer, “a alguien absolutamente cautivadora, con la que sea fácil identificarse, bella de una manera no tradicional y que poseyera una autenticidad”. Markle encajó a la perfección.

En su cuenta de Twitter, con 388.000 seguidores, se describe como “actriz, activista, dama, aficionada a la comida y viajera de este precioso mundo”. Hasta hace poco llevaba un blog de estilo de vida, The Tig. Su padre es director de iluminación, ganador de un Emmy, y su madre es trabajadora social e instructora de yoga.

Y hay algo en Meghan Markle con una potente carga simbólica para la realeza británica: es mulata. "Mi madre es afroamericana y mi padre es caucásico", ha dicho la actriz. "Digo quién soy, comparto de dónde vengo, expreso mi orgullo de ser una mujer de raza mestiza, fuerte y segura". Cuando, hace ahora un año, Enrique arremetió contra la prensa por el acoso al que les sometían, destacó particularmente las "salidas de tono raciales" en determinadas informaciones.

Markle comparte con el príncipe Enrique la vocación filantrópica. En el caso de ella, empezó de muy pequeña, gracias a una madre empeñada en que su hija menor conociera el mundo fuera de la California donde creció, y sus desafíos políticos y económicos. Hoy se dedica a defender los derechos de las mujeres, especialmente las de minorías étnicas, por todo el mundo.

"Estamos muy emocionados por Enrique y Meghan. Ha sido maravilloso poder conocer a Meghan y ver cuán felices son ella y Enrique juntos", han declarado los duques de Cambridge, Guillermo y Kate, en un comunicado. "Estamos increíblemente felices por Meghan y Enrique. Nuestra hija siempre ha sido amable y amorosa. Ver su unión con Enrique, que comparte esas mismas cualidades, es una fuente de gran felicidad para nosotros", ha declarado los padres de la actriz por carta, publicada también en la cuenta oficial de Twitter del palacio de Kensington.

La reina Isabel y el duque de Edimburgo se sienten "encantados por la pareja", ha dicho un portavoz del palacio de Buckingham, y "les desean toda la felicidad". "Es momento de gran celebración y emoción para dos personas enamoradas y, en mi nombre, en el del Gobierno y en el del país, les deseo gran felicidad para el futuro", ha dicho la primera ministra, Theresa May, en un comunicado.

Fuente:elpais

back to top
Info for bonus Review bet365 here.

SECCIONES

NOTICIAS

SOBRE NOSOTROS

Boletín Informativo

Suscríbete al boletín de NOTICIAS ONLINE y recibe las últimas novedades editoriales, las noticias y resumen del día.